¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

28 may. 2011

¿Yo?

Ella era un ángel caído del cielo por un error de cálculo,
y yo un intento de demonio que nunca supoo como subir.
Las escaleras se cerraron entorno a la tarde, y yo,
volvíendo a casa a media noche, perdí el último toque de queda.

Ella era un estrella retirada del cielo, cansada de brillar para tanta oscuridad,
y yo, un cometa que no supo volar más allá de su cielo, me perdí buscándola.
Cerraron las puertas del cielo, en el mismo momento
en el que cerró su corazón, tímido, piano murió...

Ella era el árbol que soñaba con caerse para estar más cerca del suelo,
yo la piedra en el camino que soñaba con crecer.
Se cerraban a mi paso, rodante y sin rumbo fijo,
cada puerta al acertijo que supuso tu querer.

Ella era un ángel, una estrella, era la firmeza que demuestra un roble...
¿Yo? Demonio de la noche, arcángel de amor. Piedra en el camino de quien
quiso serme fiel, un cometa sin rumbo que se pierde entre tus labios,
ilusionado sí, con tus labios de miel...

No hay comentarios:

Publicar un comentario