¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

18 may. 2011

Y para siempre...

Rompo con todo por que ya nada tiene arreglo.
Pude ser el Atlas que soportó el peso de tu adiós,
pude ser el viento que sopló y derribó el caos
que dejaste en mi habitación.

No fui la llama que purifica corazones.
No fui más que un mal de amor.
Si para decir te quiero me faltaron razones,
ahora sólo quiero decirte adiós, y que aquel este frío me destierre.

El árbol bajo el cual… se quema.
La ventana que te vio llorar,
la alcoba que me hizo verte.
La noche en la cual… se acaba.

Llega el ocaso del sentimiento que la pone fin,
el amanecer de un nuevo día, éste lejos de ti.
Fui cobarde, lo sé… pedí un nuevo sol,
y ahora lo encontré.

Nuestra estrella cayó fugaz,
pude matar al despiste a base de cañonazos,
basados en sinceridad remendada en confianza…
pagué la fianza antes de empezar, y sin cobrar se fue.

Señor, perdóneme por que he pecado.
La he querido, y sólo tú lo sabes.
Que no se vaya, que no se aleje.
Que no marche, que se quede, y para siempre…

No hay comentarios:

Publicar un comentario