¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

4 may. 2011

Metáfora de tu amor.

¿Así es, ves, que fácil es?
Tú no vuelves a mirarme y yo no te vuelvo a querer.
¿Crees que no sé lo que esto significa?
No volver a verte aunque me lleve la vida.

Nada fue para siempre, y nada terminó apoderándose de mi.
Todo tiene un final, y como este dolor no es nada,
no tiene pinta de acabar.
¿Pactamos, o lloramos?

Dos besos tuvieron la culpa, ni uno más.
Tiempo de locura trajeron tempestad,
alcohol y noche, tantas ganas de amar,
que el mar de llanto a este desague fue a parar.

No hay más que hablar, todo se lo dije a tu contestador.
No hay más perdón, no hay más tiempo.
Se acabó aquello de por siempre jamás,
por nunca quedará tu felicidad anclada aquí.

¿Ves que fácil era, empezar una guerra que no puedes acabar?
Romper con todo lo que fuimos sin preguntar,
sin animar, sin perdonar, sin amar, sin terminar, sin arrimar tu ala.
¿Ves como todo se hunde? Hoy el hundimiento es metáfora de tu amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario