¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

22 may. 2011

Este cuento.

¿Por qué a veces tanto, y otras tan poco?
¿Por qué a veces me haces volar, y otras no te toco?
¿Por qué siento que te vas y el mundo se cae,
siento que vuelves, que juegas conmigo, y te quiero?

El tiempo corre en mi contra, a mi favor un deseo efímero, eterno.
Contradicción de quien quiere y odia a la misma persona,
y con la misma fotografía ríe y llora.
Quien piensa en tí y te toca, quien te aleja, quien te evoca...

Luchar cada mañana por un mismo sentimiento,
y te miento si digo que lo siento por así sentirlo.
No es culpa mía quizás, no es culpa tuya.
El pasado es un lastre que es difícil desamarrar.

Soy tan lento, soy tan torpe. Soy tan frío a veces,
tan distante con quien quiero.
Todos hacemos gilipolleces parece, todos confundimos términos.
Una vez más, debí confundirme, pues no entiendo como termina este cuento...

No hay comentarios:

Publicar un comentario