¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

3 abr. 2011

Musas del Sistema.

El suave llanto del cielo diluvia en mi ventana.
El alma; apagada o en silencio.
No concibo este universo sin retales de las ganas,
de salir corriendo de este funesto cuarto en llamas.

No siento prisión ni agobio, no siento dolor alguno.
No siento vacío en mi pecho, no siento puñaladas,
quizás no siento que no siento.
Pero es cierto que siento la desgana rutinaria del lamento.

Mi habitación se cansa de esperar al ciervo herido, cada noche,
después de hablar contigo muere el alba,
madrugadas de deshielo que olvidan que te conozco,
y un amigo me cuenta, que ni él sirve tampoco.

¿Dónde está lo que conozco del corazón de este perro?
Que ladró a la Luna, por amor y por despecho.
¿Quién es el desecho que hoy ocupa mi alma?
Qué hizo con mi vida, que hizo con mis ganas.

Quise salir corriendo de este cuarto moribundo,
que me encierra, y le suplico que me deje ir en paz,
la misma que me arrebató al encontrarme,
y ofrecerme un pacto, que por dentro me arde,

y me quema la deshonra de las musas del sistema,
que por rutina hoy son mi condena,
y cada gota nueva que perece contra el suelo,
no son más que gotas, que murieron sin consuelo.

¿Dónde está el error de sentir amor?
¿Acaso aquel que nunca quiso vive mejor?
¿Dónde está la ilusión de enamorarse,
el miedo a equivocarse, y la pena de marcharse?

¿Por qué todo se complica a quien dicen ser mesías?
Nadie me dio a elegir condición alguna.
Si superación es mi motivo, si mi alma son tus besos,
hoy no tengo alma, por que sin tener tus besos muero.

Posdata: Pido perdón por la calidad de las últimas obras, a mi personalmente no terminan de gustarme, espero que poesía vuelva pronto por aquí.

1 comentario:

  1. Lo importante no es la calidad, sino el sentimiento...y como decía el genio, que la inspiración te pille trabajando. ;-)

    http://javicrespo.blogspot.com/

    ResponderEliminar