¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

1 sept. 2010

Se fue, se va, se aleja.

Se fue, se va, se aleja.
Esa primavera que fue nuestra,
el vendaval de sueños rotos,
que no entiendo, en nuestro banco sentado.

No está, se va, se aleja,
para no volver; ojala…
En busca y captura mi alma,
que corriendo llegará al mañana.

Tan cerca el horizonte,
que podría tocarlo con mis manos,
y entre mis dedos, la luz del Sol…
yo manejé los rayos de Sol,
que tus ojos me lanzaron.

Blanca nieve que se derrite,
y se quema el hielo que la forma.
Quizás eso fue lo que quise,
y por querer tenerla la perdí.

¡Cuan fugaz cambia el tiempo,
mientras este Sol la nieve derrite,
que ni pura, ni cristalina, ni amiga queda!

No hay comentarios:

Publicar un comentario