¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

1 sept. 2010

Ahora, amigo.

Amigo, ahora que ya eres olvido,
que el dolor se ha consumido,
reza conmigo este poema.

Amigo, ahora que ya te has marchado,
que mi mano has tirado, y quemado,
todo bien se ha consumido, por la llama de la inocencia…

Ahora; que es el tiempo el que decide,
la razón devuelve al dueño, y desposee,
a quien no debió tenerla,
calla y mira al suelo, tu que fuiste amigo,
que pecó de conveniencia.

Y ahora que ella no nos escucha,
de decir, diré, que era mala consejera,
que de amor no andaba ciega, y extraño,
eso eras para ella.

Que mi razón despreciaste por ser sincera,
por sin miedo encender la vela, de este odio que te mata,
ahora calla, y mírame a la cara,
quien peca de inocente sufre, y el sufrir será tu condena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario