¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

3 oct. 2011

Informe sobre tu cambio.

No eres la chica de quien me enamoré, tenlo por seguro.
La vida te cambió, y se le olvidó hacerte invisible.
Mi rúbrica en pedazos por aceptar que fue un flechazo,
y, mirando ahora al pasado, comprendo lo equivocado

que estuve al seguir mirándote con esos ojos.
Un verano te cambió, te volvió despojos.
No eras así cuando te conocí, lo siento.
Se te subió a la cabeza tanto sentimiento.

Y me causa sufrmiento este tormento, lo siento;
no comprendí hasta hoy que el amor es ciego y que me equivocaba,
pensando, que seguías siendo tú;
me enamoré de un cadáver que me llevó a su ataúd.

Tú no eras así cuando te conocí, en serio.
Pasé de aprendiz, a presidiario del tedio que me corrompe;
me rompe, destroza mis arterias. Al oír tu nombre,
al perder tantas promesas de futuro;

imaginadas o reales, pero en mi corazón posaron.
Anidaron ilusiones que por siempre me cambiaron, pero;
¿qué hago ahora, que vislumbré este fracaso?
¿Cómo me levanto, ahora que toco el suelo?

En serio, sentía miedo de que yo cambiase.
Pero, la vida te demuetra todo siempre; eres tú la que cambiaste.
Y ahora me voy, no quiero ser más un juguete roto,
en manos de un destino, del que hoy por hoy me mofo.

Soy un despojo, un bufón, un payaso adolescente.
Del que se ríe la gente; salta, valiente!
Pero, ¿sabes qué? Algún día iba a pasar factura,
tanto sobreactuar sobre mis propias ataduras.

Pensándolo fríamente, yo también quiero enamorarme.
No obsesionarme, ni encabronarme con mujeres que no existen.
Lo siento si soy duro, pero... no tienes ni idea de lo que me hiciste llorar,
y por eso, sólo por eso... na, tampoco te voy a odiar.

Se acabaron las penas que corrían por mi venas,
las cadenas con melenas que rompían mis novelas.
No quiero una tragicomedia como plato princial,
quiero una ilusión que me permita despegar.

Y salir volando de este mundo tan caótico,
hallar el orden mientras los ángeles cantan;
sonatas y baladas por mi muerte; mi antigua muerte,
mi cambio inerte, mi corazón inberbe te devuelve su silencio.

Y hoy por hoy, te digo que has cambiado,
y que a este mundo de pánicos, te has abandonado.
Pero no te preocupes, aún quedamos gente como yo,
que de buenos somos tontos, o somos tontos por amor.

Cambiaremos el rumbo de quien se sienta perdido, y;
de quien no se sienta subiremos su líbido.
Haremos de cada sufrimiento algo bíblico y esdrújulo.
Seremos conservadores de un sentimiento inalterable.

Nos volveremos ineflables; invisibles a tu ojo.
Inalcanzables por tus dardos, incuestionables por nuestros actos.
Cerraremos tratos con el miedo a ser diferentes pero;
viviendo siemper detrás, sabremos llegar primeros.

Aquí acaba, en serio, tanta gilipollez barata en adulterio.
Me enferma esta realidad que hoy me corrompe, ser el bufón de este destino.
Llorar por no ser capaz de volar, y mirar alrededor, por si alguien me descubre;
se acabó, no habrá más, lo siento.
Este es el final de tanto tonto sufrimiento y sentimiento.

¿Sabes qué? Has cambiado, ya no eres la que eras.
Y yo; tonto, tonto e inútil enamorado, te adoré por ello.

Como dijo un tal Cañete; llámame ingenuo.
Por dejar hablar al tiempo, aún sabiendo que es mudo.
Tú, tiempo de cambios, mi diario del perdido,
mi chica de diciembre, mi blanca nieve, la princesa de tez suave...

Yo, un poeta atormentado, un triste beso verdadero, un quizás, un viento de maestranza.
Y aquí, allí, allá, retales de tu pelo dejan fotos (suspiro), eres la flor más hermosa.
El humor vistió de Prada y cambié mi rumbo.
Soy el Príncipe del Silencio, un Corazón de Hielo, un tal vez, un hasta luego.

Soy mis males modernos, mis casa; vacía sin tí. Soy sentimientos fluorescentes,
soy musa del sistema, soy un bufón, una chica sin rostro, un hoy, un ayer, un mañana.
Soy un juego, soy bueno, bonito y barato.
Soy un universo para lelos, soy un tonto poeta enamorado.
Y, hasta aquí puedo leer, mi lógica estrófica impide terminar con esta historial sinclusión.
Soy perdón, soy un infinito lo siento... así soy yo.
Y tú... tú has cambiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario