¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

11 jun. 2012

Pasan los meses...

Pasan los meses como en un calendario
de ritmo constante y mismo itinerario,
rutina aplastante que acaba con los osados;
no hay valor para parar el tiempo, ilusos.

Miro el reloj con asombro y desgarro,
entiendo que el tiempo no está de mi lado.
Te veo en manecillas, corriendo y marchando;
muero en silencio esperando el verano.

¿Dónde estará, todo aquello que se regaló?
En el trastero del desconcierto donde perece la ilusión.
Catastrofistas y pordioseros que mataron la emoción.
Resurge… en silencio… el don del silencio…

¡Ahora ya no hay nadie para verte perecer!
Parece que las arenas del tiempo, conllevaron un movimiento.
Son más de las doce, ¿a dónde me quieres llevar?
No ves que vamos a la deriva, en la misma ecuación de siempre…

Pasan los meses como en un calendario,
de gélidos inviernos y otoños que parecen veranos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario