¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

12 nov. 2010

Últimamente.

Últimamente, mantengo la entereza a base
de pequeños frascos de ilusión.
Esta canción se basa en destellos,
no siempre bellos, pero siempre altos.

Altos para mí, para mi ser,
que acostumbrado al dolor
mucho dice con miradas, de esas
que te ensanchan el alma para luego caer...

Tanto odio en el ambiente me tapa la vista,
no me deja ver las estrellas que se esconden
tras tus brazos de metal y mármol,
fríos como el acero, y por tu fuego oxidado.

En serio, hay veces que duele demasiado.
Tantos te quiero olvidados,
paseos por el parque, y besos no dados.
Esos tiernos momentos de mi mano robados...

la ira me corrompe por las mañanas.
Despertarme de esos sueños,
y hasta ahí existir tu influencia.
Por falta de ilusiones, ahogadas por tu odio.

Con lo sencillo que sería, vivir de la sonrisa,
amanecer un nuevo día, con el amor en tu portal.
Descorrer las cortinas, saludar al gran astro,
y una vez de su calor lleno, reír de felicidad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario