¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

27 nov. 2010

Ahora toca responder.

Ahora toca responder.
Por una vez el destino se ha portado,
y en vez de acobardado por la magnitud
que aparentan los hechos,
con la mano en el pecho marcho hacia delante.

No da miedo el futuro, no vuelve el pasado,
todo se pinta de luz, toda oscuridad se desvanece.
La fuerza crece, tristeza y soledad perecen,
ahora toca responder como se merecen.

Tanto tiempo esperando este momento,
y por sufrimiento o coraje llega,
en mis manos el conocimiento de la felicidad eterna,
el poder de usar el bien que mi sino me entrega.

Ya se acabó el llorar, hoy toca morir en batalla.
Y si el tiempo no da la talla, se tendrá que apartar.
Hoy el mundo se queda pequeño, y por mi empeño,
acabará pareciendo absurdo ante mis ganas de luchar.

¿Y ahora dónde está? Ese miedo que me amarraba,
¿donde se fue? Ay, traidor! No por siempre existes.
Te intercambias por los chistes del destino,
que sin previo aviso, me cuenta a escondidas.

Que tiemble el universo, que tiemble la tierra,
se azoten los mares, se disipe la niebla,
que este viento cambie de rumbo, que el miedo marche...
que con sólo mi empeño me pienso comer el mundo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario