¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

27 jun. 2011

Rendirse es morir.

Rendirse es reírse del esfuerzo.
El esfuerzo es el que nos permite seguir viviendo.
La vida, por tanto, es esfuerzo.
Reírse del esfuerzo es reírse de la vida.
Rendirse es reírse de la vida.
Reírse de la vida es morir.
Rendirse, es morir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario