¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

23 jun. 2011

Que no se acabe esta noche.

Déjame esa careta que tanto te pones,
quiero ver como se ve este mundo desde allí.
Déjame esas palabras tuyas que usas siempre,
que me vuelven demente y no me dejan respirar.

Yo a cambio te doy, miles de horas locas en mi cuarto,
el espanto de sentirse derrotado cuando te vas.
Y también te regalo, trozos de sueños que han muerto esperando,
miles de deseos tiritando, y algún cuento de nunca jamás.

Que no se acabe esta noche, lloraba mi alma perdida.
Que el tiempo no se derroche, que alguien cure mi herida.
Aquellos buenos reproches encerrados en tristes despedidas,
que marchen se quemen por siempre, que salgan ya de mi vida.

Deja que el manto de estrellas nos cubra, que la Luna hoy brille más fuerte.
Que el viento se entretenga al verte, y la lluvia se sienta inerte.
Deja de volver si te vas, quédate plena si estás aquí.
Yo buscaré entre tanto, un rincón apartado donde sobrevivir...

1 comentario:

  1. Hola Fernando! Es un placer visitar tu blog.
    Que nunca acabe tu inspiración. Besos.

    ResponderEliminar