¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

20 feb. 2012

A los leones.


Me he quedado sin canciones para expresarme, no hay ninguna que describa fielmente como me siento. Es una mezcla entre estar perdido, y sentirse inútil. Me siento mal, en serio, estoy sumergido en algo, así de repente, sin haber pedido paso a nadie, que me sobrepasa en lo moral y en lo ético, en lo personal, y en lo físico.
También podría cantar mil canciones distintas sabéis¿? Pero seguro que dejaría algún espacio en blanco de mi ser hoy por hoy. Siento que no soy útil para los que me quieren, que mis cambios de humor les dañan más que a mí incluso. Últimamente, la realidad me deja sin palabras, me supera, es más hija de puta que yo… y mira que yo debo serlo, pues todo el mundo siempre tiene un porqué para odiarme, un motivo lo suficientemente grande, para hablar mal de mí. Para decir que yo hablo, digo y hago cosas que no son correctas, que les daño a conciencia…
Javi hace un tiempo, me echó la bronca por esto. Me dijo que había cambiado, que ya no luchaba por lo mío, que andaba como en stand by, como su fuese un fantasma, que me encerraba en mi cono de mierda, ese lugar al que llamáis subconsciente, y yo ya lo llamo inercia. Pero, en realidad, ahí sumergido, no pienso en nada… es una fusión de pensamientos, pruebo a encajar este puzle que se me presenta, pero no tengo respuestas dignas. Y así me pasa, me siento mal por no poder dar más de mí, por no poder ayudar, por no poder ser quien queréis que sea… ayer eché la bronca a Álvaro por pedirme perdón por algo parecido, y ahora, os pido perdón a vosotros, en serio.
Pero últimamente, desde hace muchos meses ya, en breve un año, no soy el mismo. Entenderme joder, estuve en la cumbre, me comía el mundo, era un semi-dios andando entre mortales, mirarme joder, soy los restos de alguien que un día llegó a ser alguien, o creyó que era alguien, o sintió que era alguien… mirarme joder, soy polvo dentro de mis cenizas, un matojo de nervios en un río de mentiras…
Necesito cerrar los ojos, y que todo haya acabado. Lo he pensado, y… quiero mejorar el presente, no quiero volver al pasado, ni pensar que cualquier tristón otoño fue mejor que este verano. Estoy triste, y quiero remediarlo, pero ni los magos existen ni yo soy boticario, entonces…  demasiados puntos suspensivos, demasiado silencios conmigo mismo, demasiado tiempo a solas, y demasiada mala conciencia en general.
Supongo que seré yo, que soy cruel, que hago daño… siento que he perdido una preciosa parte de mi vida, dando importancia a quien no la tenía. No, siento que he perdido la mayoría de mi vida, dando importancia a cosas que no la merecían, mientras esperaba algo que la mereciese. Algo encontré, lo prometo, hay gente que la merece… pero quizás añoro algo más.
Hoy no es un día para hablar de amor, lo siento, ni para escribir poemas. Es más bien… para pedir perdón, y aceptar las consecuencias de mis actos. Siempre fui un luchador, pero he caído en la arena equivocada, o me robaron la espada, o directamente, César no me quiere vivo. A los leones con mi alma, yo me jubilo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario