¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

12 feb. 2012

Amarilla.


Presas del bruxismo y de esta honra a lo absurdo.
Somos paradojas en esencia, creencias infundadas para el resto.
Presas del silencio mientras grita la conciencia.
Muere mi inocencia cuando exijo que te marches.

Se que voy perdiendo en un encuentro algo arbitrario,
hay veces que es el dolor quien marca, a veces el recuerdo es mi calvario.
Dejas una herida abierta, dejas una guerra abierta, dejas una casa sola.
Tanto tiempo a solas que hoy pasa factura, no sé superar esta ruptura.

Es dura esta tortura, y a veces mi cordura se rebela.
Tu foto hoy es un lienzo en blanco, no recuerdo tu cara pero tu nombre me hace daño.
Y mi alimenta mi tormento, a veces sopla al viento, y a veces soy veleta.
Otras, tan sólo una cometa que se mueve donde su atadura quiera.

Amarilla, aunque tus entadas sean de expulsión.
Aunque mi colchón te extrañe y mi adicción a ti me aclame,
aunque tu acidez me sea placentera y el volver a tenerte me amarre.
Tan sólo te pido un respiro... aunque tu palabra pueda rescatarme.

1 comentario:

  1. Sigues, Cañete, con tu verso atormentado, creando una inquietud que no nos deja mirar hacia otro lado; "Tu foto es un lienzo en blanco, no recuerdo tu cara pero tu nombre me hace daño."

    Un saludo.

    ResponderEliminar