¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

21 ene. 2012

Valiente.

Sólo queda una sábana rasgada,
de cuando jugábamos a darnos miedo.
Tiempos de miedos y abrazos en los que fui feliz.
Sólo pretendo aparentar que todo duerme en silencio...

El mismo café que nos separa,
es el caos que nos ató hasta ayer.
Vuelve valiente, y sigamos asustándonos,
jugando a crecer hasta poder bajar las estrellas.

Te busco entre este prado en el que sólo encuentro espinas,
que se clavan cada día en mis nuevas ilusiones.
Pasiones que te buscan, tu recuerdo aún me quema.
Mira mis manos; como buscan tus huellas.

Sé que volver al pasado y dejarlo todo no es lo sano,
nadie recomienda buscar un amor que ya murió.
Y entre tanto sigo anclado a un cielo gris malhumorado.
Con mi cara de espanto tragando mis ganas de ti.

Si lo sabes, valiente, enseña los dientes,
admite que mientes al decir que me odias.
Calla, este perdedor te implora.
Admite que lloras cuando cuentas las horas sin mí...

1 comentario:

  1. Sigues Cañete, en este poema, una línea por la que sería fácil reconocerte, ya sea por la temática o por el tono y la forma de tus versos. En este poema, aunque sales airoso, no descargas la rabia ni el resentimiento de otro tuyo que colgaste en el Foro, aunque en lo personal debemos felicitarte, en lo poético eran estas pasiones las que convertían aquél en un muy buen poema.

    ResponderEliminar