¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

27 ene. 2012

Interludio.

Aceptando que todo lo vivido no es más que un prefijo de mi propia existencia,
estoy obligado a entender una realidad que me supera,
tan compleja, que su mera presencia me enloquece.
Destinado a ser un espectador en este teatro de sueños,
y a su vez, lo relativo que trastoca y su esencia.
Sin más voz que mi silencio, sin más locura que su boca.
No hay frenos, ni dirección, ni señalización que me líe.
Así es mi mente, loca y cuerda al mismo tiempo, falsa y sincera.
Así es mi vida amor, así lo siento, así soy yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario