¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

13 may. 2010

Príncipe del silencio.

El límite de mi alma será el infinito,
y en el infinito conjugados los te quiero,
en pretéritos indicativos del adiós.

Los no sé, quizás, se perdieron,
se fueron para no volver.
Las dudas quemadas, el triste amanecer,
de negras nubes cubierto, llora.

Y suspira el viento, pasa el aire por mi andén,
que sólo paran almas inquietas, almas fúnebres,
de amor desconsoladas, sin otro motivo que morir.

O sufrir por miedo a recordarla,
a mi vera siempre el adiós,
príncipe del silencio que te espera,
sin encontrar refugio en el perdón.

Caminando por tenues destinos, dados a caer,
y en el camino perecer, ahogados de lamentos,
que no entienden de presiones externas,
solo de emociones, sentimientos y creencias...

1 comentario:

  1. Hola buenas mi nombre es Alberto y actualmente resido en San Martín de la Vega. En primer lugar felicitarte por tu trabajo, realmente me gusta tu trabajo que huye un poco de la doctrina poética y de las "normas", simplemente eres tu mismo sumergido en tu poesía. No sabia de tu existencia, me he enterado por la revista ZigZag. El motivo por el que contacto contigo es porque he leído que tu obra solo se vende en el sur de Madrid y qe has recibido poco apoyo por parte de las editoriales.
    Yo llevo preparando un libro desde hace un año y quería compartir contigo que existe una editorial que apoya y pone a nuestra disposición todas las herramientas necesarias para difundir las obras y venderlas desde cualquier parte del mundo. La editorial se llama BUBOK y esta en pleno apogeo desde hace tiempo. He intentado buscar alguna manera de contactar contigo para informarte de ello, pues creo que es de tu interés, pero no aparece nada en este blog al respecto. Si buscas en google BUBOK lo encontrarás, si precisas más información o para cualquier otra cosa, indica a través de un comentario como contactar contigo.

    Sigue escribiendo y transmitiendo al mundo lo que sientes. Enhorabuena por tu trabajo.

    Un saludo
    Alberto

    ResponderEliminar