¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

30 may. 2010

Pintaré de blanco tu miedo.

Pintaré de blanco tu miedo,
para que de noche no se vea.
Y teñiré de azul tu cielo,
para que vivas ésta primavera.

Propondré al Sol por la tarde,
que alumbre con más fuerza,
pagaré a tu puerta el rescate,
para que se quede abierta.

Brillará tu pelo en el alma,
al alba, tu taconeo,
y con arte tus ojos negros,
abrazado, estaré despierto.

Y pintando el mar de alegría,
tiñendo de plata el viento,
regalando felicidad un nuevo día,
pienso acabar con tu lamento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario