¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

2 oct. 2009

¿Seguiremos en silencio?

¿Cuanto vale la mirada que
es capaz de atravesar cada orilla
de mi alma, y azotar mi espalda
como la ola a la que canta un ruiseñor?

La mirada, que a cruzado el tiempo
y el espacio, para que el destino de nuevo
la cruce con la mia, en un fugaz destello de
la falta de sinceridad que sufren mis pupilas,
cansadas de remar contracorriente,
ante la insaciable sed de tu voz
que desprenden mis oidos.

Como un simple candelabro en la noche,
alumbro toda mi vida,
que incluso dejandome en las tinieblas de nuestro silencio,
me recordo que estaba ahi.

Esa mirada, que me dice cuando y donde
estar en el momento justo.
O el fantasma al que di las cartas,
que me dijo que envidara a lo grande por ti.

¿Cuanto vale mi mirada para ti,
que incluso en la inmensa duda supo
reaccionar, y luchar por lo que siempre quiso,
y nunca se perdono perder?

Yo por tu mirada doy un mundo,
un Sol, varias Lunas. ¿Un beso?,
o ¿un abrazo mejor?. Doy mi ser, mi casa,
mi perro, bueno, mi perro no.

Yo ya he dado el paso,
podemos seguir en silencio
por el que diran.
Pero a mi hace ya tiempo que eso me da igual.
Ahora tu decides, el sin sentido de mi vida me
ha dado otra oportunidad, ahora te toca a ti envidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario