¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

29 sept. 2009

Ahora, que no puedo volar.

Una mirada, un beso,
el suave recorrido de mis dedos, por tu calido susurro.
Un abrazo, la fusión de dos almas.
La luna mas oscura, la noche mas redonda.
Una brisa que acaricia tu pelo,
como los puñales, que mecen el arpa.
Un sueño que recorre mi espalda,
Un escalofrió que atraviesa mi mente.
La mas pura música, que a mis oídos llegar pudiera,
que a través de tu silencio, tu corazón me transmitió.
El mas remoto sueño, de los que creí haber vivido,
el mas hermoso verso, que tu alma recitó.
Un estado de trance en mi mente,
un lleno, a medias vacío, en mi corazón.
Un pensamiento que me enmudece, que me ensoñece,
Que me despierta y que me cuenta, que me hizo creer, que te había encontrado.
Y, que supe después, que tan solo era el viento, que mis cenizas arrastraba, cenizas que son producto, de un alma, quemada.
Quemada por la verdad, que jamás toco tus labios.
Que rocé la liberad, dejando lo importante a un lado.
Y que ahora, que no puedo volar.
Me arrepiento de haberte amado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario