¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

8 ene. 2013

Propongo ser feliz.

Sopla. Mece tranquilo lo que entendí como calma.
Los sueños low-cost se mezclan con la penumbra,
y las locas ideas dejan paso al Sol.
La luz que guió en la batalla murió en su fulgor.

El hoy fue mañana...
propongo apagarla.

El futuro es hoy dice el televisor;
en tu imagen, a rayas, denoto el rencor.
Miras mal, fatal, tu pupila enciende el carbón.
Llegan punzadas en Do que me estremecerán.

Propongo el solfeo como método de persuasión:
la música es el significado del perdedor.
Ser tan real... nunca fue tan rudo un despertar.

Volverá a pasar, quemarán la ciudad con nuestros retales.
Y en estandartes blancos se morirá la paz;
alzamientos contra lo que fue mi fortaleza.
Tu dictadura, la guillotina que mi cabeza coartará.

Deja tanto que desear tu plan;
tu orgullo intacto, mi forma de malgastar mi azar.
Puede que el ayer no fuese tan ruidoso,
yo propuse la canción y no supe acertar.

Si el último baile lo di de puntillas, perdóname.
Si al salir corriendo dejé atrás tu vida,
siendo no más que una herida;
propongo ser feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario