¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

14 sept. 2015

#1

Muchas veces me he preguntado,
cuánto me costaría realmente darme la vuelta,
y comerte la boca.
Porque sí, sin más.

Sentir entre mis labios la rigidez inicial de los tuyos,
tu manos, igual yendo contra mí,
igual abrazándome.
Hay muchos días que no tengo clara tu reacción.
Pero sí, considero que sería fácil.
Disimular yo, quizá,
girarme tras mi locura, valiente e insensata,
y seguir hablando como si nada hubiese pasado.
¿Recuerdas lo que me gustaba hablar contigo?
Exacto... nada.

Y sí, me lo planteo.
Muchas noches, cuando tú bebes,
y yo me bebo en mi ingenuidad.
Cuando pierdes el control,
cuando dejas que lo que sentiste por mí salga,
eso que, por cierto,
nunca me reconociste.
Yo te di mi palabra escrita y tú...

Hay días que me planteo si aún te quiero.
Pero es sólo eso, una desequilibrada idea más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario