¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

29 dic. 2011

Sinceridad antes de dormir.

Pero, ¿qué nos estamos haciendo joder?
Vamos, qué te estoy haciendo, porque tú nunca sabrás nada, no creo ni que te lo imaginases pero... hubo un tiempo en el que lo fuiste todo, en serio, cambié, me volviste como soy (aunque me hayáis conocido así, yo antes era distinto), pero yo era feliz joder, te tenía, no en posesión, pero disfrutaba contigo, con lo que significabas, con lo que supusiste, pues estoy donde estoy gracias a ti.
Y, es curioso, porque te estoy agradeciendo el estar hecho una mierda, el no ser más que una marioneta más en manos del tiempo.
Me estoy dejando llevar, bueno, más bien, me estoy dejando mecer, ¿sabes?
Mis revoluciones terminaron hace tiempo, algunos lo llaman madurez, pero, no sé que nombre ponerlo jaja.
Me estoy riendo, en serio, te recuerdo y me río porque fuiste tanto sin pedir nada a cambio, y no supe apreciarlo, y no supe agradecerlo, y me confundí, acepté sentimientos que no existían como propios, quise ser ese hombre que siempre deseaste, maté a mi yo para ser tu él joder... jajaj, soy patético.
Y ahora, aquí me tienes, vagando, sin un rumbo fijo, echando mi vida a perder por no ser nada ni nadie, tomando cualquier idea por buena, aunque me estén llevando al fracaso.
Joder, no es que te eche de menos a ti, pero echo de menos lo que supusiste, en serio, sé que soy ridículo, pero ¿qué quieres? si ya nadie me toma en serio, si nadie espera que luche ya, nadie espera que me levante.
Si no me queda nada que me ate a tanta miseria, a tanta mierda como me rodea, pero aquí sigo, esperando a que alguien llene tu hueco, ese lugar que dejaste vacío y que ahora no sé qué hacer con él, me sobra una habitación en mi yo sabes... mierda, estoy llorando. Supongo que será resignación, o dolor, o simplemente aceptación de que esto no para, y que cada día va a más, y a más, y no veo el fin y no sé a quien echar la culpa más que a mí, y aún así no sé ponerle remedio. Daría lo que fuera por una puta solución aquí y ahora, porque me despierten de esta pesadilla en la que me sumerjo cada día un piso más.
Yo antes no era tan débil, tampoco era fuerte, pero no estaba tan hecho polvo, antes luchaba por lo mío y por los míos, y hoy por hoy, no soy capaz ni de dedicar una sonrisa a mis mejores amigos... ¿en qué me has convertido? jajaj ya no sé si reír o llorar, se me están entremezclando ambas.
No puedo, yo sólo no puedo, pero nadie puede ayudarme, porque nadie más puede hacerme cambiar.
Lo siento de veras, siento todo esto, lo siento chicos, pero os estoy fallando, ya no soy alguien en quien confiar.. pero aún así, no quiero que vuelvas, duele más saber que existes a recordarte, en serio. Y, debo admitir jaja, que a veces se me pasa la idea por la cabeza de que los dos sintamos lo mismo, y no puedo evitar pensar que seríamos dos gilipollas un tanto especiales...
Sólo espero que el destino nos vuelva a juntar, y de no ser así, que te depare lo mejor, en serio, de corazón lo deseo.
Y mientras yo, ya veré lo que hago...

No quiero héroes, ni princesas ahora. Tampoco quiero profesores de corbata que me enseñen el camino, no quiero saber de películas con final feliz, ni quiero saber de amores verdaderos, ni de noches de salvajes folladas, ni de vicios, ni de tristeza. No quiero saber de desgracias ajenas, ni de vergüenzas inoportunas, ni de todo aquello que te duela, ni de aquello que me dañe. Sólo quiero saber del viento, de aquellos sonidos que no molestan, de aquellas personas que aún hoy por hoy, vuelven sin pedir nada a cambio, ahí radica la verdadera existencia, en dar sin esperar recibir nada...

Cañete.

No hay comentarios:

Publicar un comentario