¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

2 nov. 2011

Cerrado por reformas.

Volver a empezar, volver al comienzo, donde todo tomó forma, donde se gestó la bestia…
Hoy ha tocado hacer un repaso a los vídeos de mi infancia, ver la boda de mis padres (que nunca había visto), ver mis primeros pasos, ver a Romo (mi perro, que en paz descanse), ver mis primeras competiciones de Judo y Kárate, mi primer baile, mi primer cante… tenía arte yo de pequeño mira! jaja
El caso, es que he visto y observado esa parte de mi vida que me faltaba por analizar, esos recuerdos borrosos en su mayoría, pero muy nítidos en ciertas partes, en ciertos momentos. Hay cosas que recuerdo bien, como aquella pesadilla que me dejaba solo en mi casa, o la vez que mis padres me preguntaron sentados los tres en el sofá si quería tener un hermanito, aquel baile, y la foto con la chica que me gustaba con apenas 6 años… ¿Sofía se llamaba? Qué tiempos jaja
Tras ver los miles de vídeos que me hicieron, ahora comprendo un poco mejor por qué soy así, mi forma de avanzar, mi forma de crecer, mis berrinches (que me vienen de lejos por lo visto), mi soledad, amada soledad. Me he comprendido un poco mejor, lo admito. Mi amor verdadero por la música, viene de siempre. Con sólo unos meses ya cantaba el flamenco que siempre se ha escuchado en mi casa, me dejaba llevar con las rumbas de los Chichos, o el gran Manolo Escobar. De siempre he sido así, he sido pasota, he ido a mi aire, sin molestar a nadie, y he apartado a quien me ha molestado. Nunca dejaba a nadie jugar conmigo, prefería mis “Power Rangers” al Corro de la Patata. Quizás eso degeneró en esta especie de recelo que le tengo a las multitudes, a eso de abrirme… yo sólo me expresaba con mi mismo, conmigo me sentía bien, y realmente, no me hacía falta nada más.
Unos de los vídeos, era una competición de Judo en la que competí con sólo 5 añitos, y en la que mi padre era moderador… nunca había visto a mi padre como le he visto hoy, como le he visto en esos vídeos. Ahora parece más joven, es curioso, creo que ha crecido a mi misma vez. Ahora es más abierto, ahora es más maduro, ahora siente y lo refleja; más o menos, como el resto de gente de mi alrededor, no sé por qué, es lo que consigo, que la gente se abra, que se sienta bien, aunque obviamente, no con todos sale, hay gente que teme verdaderamente abrirse, y es curioso que yo les ayude a eso, con lo que temo el abrirme, el sentirme frágil.
Sinceramente, si no tengo a nadie cerca, es porque no quiero a nadie cerca, o no lo suficientemente cerca como para decir que me conocen a la perfección. Y con nadie, me refiero nadie. Y así decidí vivir, así decidí avanzar, sin entregar mi corazón a nadie, aunque lo deseé, aunque lo deseé mucho, pero siempre encontrar un defecto.
En ocasiones me pregunto; ¿qué pasaría si encontrase a esa niña que también prefería jugar sola, que pasaba más tiempo hablando consigo misma que con los niños, inútiles niños de su clase? ¿Sería mi chica perfecta? Es gracioso, pero nunca lo sabré, porque ella no se abrirá, y yo tampoco, es lo que hay. Y si acepto ya una vida de soltería y encuentros de media noche, y me dejo de tonterías, ¿haría daño a alguien? Creo que es la decisión que más me conviene.
Volviendo a los vídeos… admito que me entiendo un poquito mejor, y comprendo un poquito mejor lo que me rodea, que todo parte de una base, y que al fin y al cabo, no soy más que un niño que se ha perdido entre tanto mayor.
Anoche un buen amigo mío, me dijo que yo era alguien sabio. No estoy de acuerdo con él, no soy nadie en este mundo, no soy sabio, porque aún me quedan muchas cosas por conocer. Mucho por vivir… quizá con el tiempo llegue a serlo, hoy por hoy, no soy más que un niño que no ha encontrado su juguete aunque lo busca con ansia, un alma rota por los golpes de la vida que maquilla sus heridas con miradas de esperanza, un corazón cerrado por reformas, que busca reencontrarse… mirar al pasado, para comprender el presente y así cambiar el futuro.

Carpe Diem.

No hay comentarios:

Publicar un comentario