¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

9 oct. 2010

La mentira es ya tu princesa.

Aferrando tu felicidad a la tristeza,
basando tu venganza en una realidad,
tan cruda, que ya no se puede masticar.
Y culpando a este viento violento arrecias

contra todo sentimiento de culpa,
culpable de sentir todo en contra,
atemorizando en un rincón a la risa,
que riendo con compasión te mira.

Y hablando de amor recaes,
en ese bucle de soledad alquilada,
perteneciente a un presente tan ilógico,
que cualquier pasado raro ahora es cuerdo.

Tensando la cuerda de la salud; enfermedad,
y enfermos caen los luchadores,
por querer prender su clavo ardiendo,
con el fuego del mal de amores.

Mil versos escribir podría, y no avanzar.
Mil cosas que pensar tendría, si me pudiera concentrar.
Pero no dejo de olvidar su vida...
perdida por un amor, que traerá la decadencia,
a este nuestro feudo, de rimas y leyendas,
en el que el rey es el tuerto, y la mentira;
la mentira es ya tu princesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario