¿Y si mañana renunciara a todo aquello que equilibre la balanza?

15 dic. 2012

Vengo.

Aquí vengo, dispuesto a vomitar el mundo;
revuelto por las vueltas que ha dado la historia.
Mirando de reojo lo que solía ser antes de ti,
sintiendo desde lejos lo que solía sentir por ti.

Vengo, porque no queda otra opción.
Porque me has dado a elegir,
entre quererte u odiarte.
Entre recordarnos y reír,
o llorar al recordarnos.
Vengo, porque me has dado a elegir,
entre tú… y yo.

¿Cuántas veces te pedí huir de aquí?
¿Cuántas veces pensé que eras mi vía de escape?
Bah… no lo eras, demasiado cobarde, demasiado tarde.
Y yo demasiado ingenuo.

La vida tiene etapas que se queman,
y mientras reíamos, se quemaba la nuestra.
Hola, soy la realidad que has ignorado,
y vengo a pedirte cuentas por querer tenerlo todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario